Salud mental, coronavirus y teletrabajo

La inesperada nueva rutina del trabajar en remoto, el miedo por el riesgo de contagio, y mantener buscar el equilibrio y la normalidad estando confinados en casa puede hacer que para muchos, sean los ingredientes de una receta que puede afectar negativamente el ánimo y la salud mental.

Así como para nosotros está siendo una labor titánica y retadora implementar el teletrabajo, mantener la moral arriba de nuestros colaboradores también es un gran desafío. Sin embargo, aquí te daremos las claves para que aún en la distancia nuestros empleados se mantengan comprometidos, orgullosos y con el ánimo arriba para seguir dando lo mejor de sí en la compañía.

Con la moral arriba

Para la gran mayoría de colaboradores ha sido toda una nueva experiencia trabajar desde casa por lo que ha podido suponer en la coyuntura de la pandemia:

  • Uso de nuevas herramientas tecnológicas
  • Reaprendizaje de protocolos
  • Equilibrio entre la vida personal y laboral
  • Generación de nuevas rutinas
  • Habilitación de espacio para el trabajo en casa
  • Distanciamiento social (Separación de familiares y amigos)
  • Ansiedad a causa del encierro

Seamos conscientes de que la convergencia de todos estos elementos puede generar en nuestros colaboradores (y tal vez en nosotros mismos), varias sensaciones o emociones. El estudio Recomendaciones Psicológicas para Afrontar la Pandemia hecho por la facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires nos indica qué podemos experimentar:

  • Frustración: Podemos frustrarnos al pensar en aquellas cosas que no es posible hacer a causa de la cuarentena, también por aquellas que nos han quedado pendiente, incluso por el pensamiento simple de querer salir y verse impedido para hacerlo.
  • Miedo: Este puede darse a causa de un posible contagio con el COVID-19, a perder el empleo, a la falta de recursos o de alimentos. En términos generales, a la incertidumbre o amenaza que puede representar esta situación.
  • Aburrimiento: En esta situación de confinamiento, pasar tiempo con personas que también queremos que no están en casa o realizar actividades fuera de casa puede que nos podamos aburrir o sentir que la monotonía nos agobia.
  • Desorganización: Romper nuestra rutina habitual puede hacernos sentir que perdemos la estructura. Podemos llegar a sentir que no tenemos el control. Nos desorientamos.
  • Enojo: La sensación de injusticia, la imposibilidad de salir o el desacuerdo con las medidas que se toman, pueden generar una sensación de molestia o de enojo además de impotencia.
  • Tristeza: Al cambiar lo que es cotidiano para nosotros y teniendo en cuenta aquellos aspectos de nuestra vida que se han visto pausados o afectados por el aislamiento, puede que el desgano, las ganas de llorar o el desconsuelo, nos lleve a sentirnos abatidos en este periodo.
  • Ansiedad: La zozobra ante el futuro puede generar pensamientos que nos alteren. Es probable que la angustia nos embargue.
  • Encierro: El encierro puede dar la sensación de agobio y de pérdida de libertad.
  • Soledad: No todas las personas están acompañadas en ese aislamiento. Puede que haya colaboradores que se encuentren pasando la cuarentena en soledad y ese sentimiento de vacío se incremente.

¿Cómo tener colaboradores felices en la distancia?

¿Cómo pueden los líderes de los equipos remotos ayudar a mantener viva la motivación y el bienestar de los colaboradores, manteniendo una buena employee experience? Conozcamos algunas de esas estrategias.

Justin Black, director de ciencias de la gente de Glint, nos brinda en su blog, 5 tácticas virtuales efectivas que nos pueden ayudar a mantener el buen ánimo en nuestras plantillas:

  1. Identificación de prioridades y reducción de proyectos no esenciales.

Aquí la invitación es a establecer las rutinas y definir las tareas ya que el orden nos va a permitir centrarnos en lo que es importante. Así, tanto nuestros colaboradores como nosotros vamos a poder disfrutar de los demás aspectos de nuestra vida distintos al trabajo.

  1. Flexibilidad para nuestros colaboradores

Justin Black aconseja que desde las áreas de recursos humanos es positiva que se permita a los colaboradores a ser dueños de su calendario (sin afectar las actividades de la compañía), para que en los momentos necesarios puedan “bloquear” su tiempo y dedicarse a cuidar de su familia. Es un acto de confianza mutua y alto compromiso por parte del colaborador.

  1. Comunicación abierta con los empleados

Las encuestas nos van a permitir conocer más detalladamente no solo el sentir de los colaboradores, también el saber sus ideas y todas aquellas iniciativas de su lado que nos sirvan como área de gestión del talento.

  1. Actividades divertidas para afianzar los equipos

Así como hay herramientas que nos ayudan al trabajo colaborativo, también hay plataformas que nos permiten disfrutar en un espacio no laboral que sea de colegas de equipo en el que podamos compartir fotos, recetas, recomendaciones, etc.

  1. Reforzar la conexión con los empleados retribuyendo a la comunidad

Pueden generar, por ejemplo, una campaña de donaciones en las que todos participen para ayudar a quienes están en una condición menos favorecedora en medio de esta pandemia. Han surgido varias iniciativas en las que todos los empleados pueden participar a través de un espacio de donación virtual.

Ana Acosta, People Manager de MercadoLibre, nos indica que en el caso de su empresa el liderazgo se basa en dos comportamientos esenciales para el engagement de los colaboradores, empatía y cercanía.

Bajo estos dos conceptos les han brindado capacitación a los encargados de los equipos, más allá de lo laboral, sobre las herramientas que les permitan conocer claramente el sentir de los miembros de cada una de las áreas. Otra de las estrategias de MercadoLibre es que también cuida la experiencia de los nuevos colaboradores, aún en la distancia, a través del onboarding.

La tecnología les de mucha utilidad en estos momentos de teletrabajo para conocer el ánimo de sus empleados: “con el Bot monitoreamos de manera semanal cómo se sienten las personas y podemos empezar a hacer como un Deep-dyed o seguimiento a las personas que no se están sintiendo muy cómodas o que están pasando por un momento difícil”, indica Ana Acosta.

Actualmente, estas y otras estrategias, además del seguimiento y a la comunicación constante con los colaboradores, se refleja en que el 80% de la plantilla se siente tranquila y feliz.

Como hemos visto, el teletrabajo ha sido para muchos un cambio radical en la forma de vivir, pero está de nuestra mano que el vínculo con la empresa se mantenga o fortalezca a través de la confianza, el compromiso, la comunicación, la flexibilidad, los resultados y la empatía. No es solo la salud mental, es salud emocional. Todos estamos juntos en esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *