Podcast Con Talento: Mindfulness, un entrenamiento eficiente para afrontar el coronavirus

Felipe Taborda Amplia

El mindfulness es un concepto que nos ayuda a encontrar el equilibrio entre nuestra mente, el cuerpo y nuestras emociones. ¿Por qué es importante? Porque en la actual coyuntura tenemos factores que nos pueden afectarnos internamente y esas sensaciones que se generan pueden tener una incidencia directa en la productividad del empleado.

CompuTrabajo: Quisiera que empezáramos explicando el concepto de mindfulness y cómo éste se puede aplicar de una manera eficiente en las empresas. Y además, cómo nos puede servir aún más en esta coyuntura que estamos viviendo.

Felipe: El mindfulness es conocido también como atención plena o conciencia plena y consiste en un entrenamiento mental, el cual nos va a permitir equilibrar nuestras emociones, aquietar nuestra mente y atender voluntariamente nuestras sensaciones corporales, generando una coherencia entre lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos.

Cerca 72000 pensamientos llegan a nuestra mente diariamente y es difícil gestionar tantos pensamientos, de tal manera que cuando activamos la mente nos enfocamos exclusivamente en los pensamientos del presente, que son las cosas que realmente están pasando, y dejar de lado los pensamientos del futuro, que nos generan miedos y ansiedad, y los del pasado, aquellos que nos generan tristeza o depresión. De tal manera que, al estar presentes, vamos a enfocarnos mucho más y, laboralmente hablando en temas de productividad, en hacer lo que realmente tenemos que hacer.

¿Cómo funciona este entrenamiento? Hay unas prácticas formales como la meditación, la respiración, la autopercepción. Algunas prácticas informales que podemos realizar en nuestro día a día, desde el momento en el que nos levantamos, cuando nos estamos lavando los dientes, cuando nos bañamos, cuando tomamos el desayuno o cuando ya estamos directamente en la actividad laboral, podemos tomarnos un pequeño descanso de menos de un minuto, donde vamos a tomar una respiración profunda y consciente y vamos a enfocar nuevamente la atención en el presente.

Básicamente lo que nos invita es a estar presentes en el aquí y en el ahora y no permitir que la mente se nos esté yendo hacia el futuro y hacia el pasado, hacia otros lugares, evitando que nosotros podamos estar enfocados en lo que realmente debemos hacer. Por esa razón es que es muy importante y aplicable dentro de las empresas cuando hablamos de mejorar nuestra productividad.

Seguramente para muchos de ustedes es conocido el concepto del multitasking, que durante mucho tiempo se ha escuchado como una gran oportunidad de mejorar la productividad. Pero ya es sabido, gracias a esto y algunos estudios neurocientíficos, que el cerebro no funciona de esta manera y que cuando hacemos multitasking estamos enfocando la atención en diferentes cosas y no nos enfocamos al 100 por ciento, de tal manera que se reduce la productividad. Si bien creemos que estamos haciendo rápidamente muchas cosas, muchas de ellas tal vez las estamos haciendo mal.

Mindfulness, lo que nos invita a poner atención conscientemente en una sola tarea y poderla hacer de inicio a fin perfectamente. Por tal razón, el aumento de la productividad se ha visto, según algunos estudios, que se incrementan entre el 30 y el 40 por ciento en las empresas que ya están aplicando mindfulness en su compañía.

CompuTrabajo: ¿Cómo se puede hacer desde las áreas de los equipos de trabajo para implementar este entrenamiento?

Felipe: Sin duda, mindfulness tiene mucho que ver con una nueva cultura organizacional, una cultura consciente, una cultura de atención plena en la cual el ser humano toma gran importancia y no solo es de hacer, sino desde el ser, de tal forma que va a ser indispensable que los altos directivos estén formados en mindfulness, que lo practiquen y que sean ellos quienes van a empujar esta cultura hacia el resto de la compañía.

También se podrán formar algunos jefes, algunos líderes que, sin ser necesariamente los altos directivos, tienen grupos de trabajo y a quienes pueden acompañar dentro de las experiencias prácticas de mindfulness.

Es decir, estos líderes vendrían a ser también los formadores de mindfulness como parte de esa permeabilidad que hay que darle a esta nueva cultura de conciencia y de atención plena. ¿Cómo se puede hacer esto? En las reuniones, por ejemplo, lo hemos hecho con algunos gerentes en reuniones, comités de gerencia, donde al inicio de la reunión hacemos un espacio más o menos de unos cinco minutos, de unas respiraciones profundas, unas respiraciones lentas y conscientes en las cuales todos vamos a enfocar la atención en ese momento presente.

Esto tiene unos resultados muy positivos, Lina, porque llevan a las personas a estar enfocadas en lo que realmente tienen que estar enfocadas y por tal razón estas reuniones vienen a ser reuniones más cortas pero más productivas.

Otra buena forma es que evitemos las interrupciones. Si vamos a estar ocupados en una reunión, por ejemplo, podríamos dejar a un lado celulares y cualquier tipo de interrupciones para lograr que nuestra atención esté enfocada en eso que estamos.

Ya en otros niveles podemos aplicarlo en los momentos de las pausas activas. Las personas pueden hacer momentos de atención plena, por ejemplo, de respiración, de relajación, de enfocarme en observar mis sensaciones corporales o mis pensamientos y en cómo me estoy sintiendo.

Otro ejemplo: algo que pasa frecuentemente en las empresas es cuando le preguntamos a la gente “¿cómo estás?” En la mayoría de los casos se ha vuelto algo automático; es decir, muy pocas veces lo hacemos de manera consciente y sincera, y esto despierta un concepto muy interesante acá, que es la compasión.

Cuando nosotros preguntamos de una manera consciente y sincera ¿cómo estás? Más aún en una situación como la que estamos viviendo ahora y realmente me enfoco yo en ese ser, en esa persona que es mi colaborador y quiero sinceramente saber esas personas como está. No lo hago simplemente por una pregunta más de las que cotidianamente hacemos, sino que sinceramente me enfoco en saber esa persona cómo está y cómo se siente.

Y esto, obviamente, me va a permitir a mí como líder, como jefe de área, acompañar a mis colaboradores cuando encuentro de pronto una respuesta como jefe de “ me siento aburrido y estoy triste. Estoy agotada de estar encerrado. O ya me hace falta ir a la oficina” o tantas cosas que se nos pueden presentar en la cotidianidad, en nuestras casas.

CompuTrabajo: ¿ Por qué es tan necesario que desde las áreas de recursos humanos tengamos presente este tipo de entrenamiento?

Felipe: Lina, hoy más que nunca este tipo de entrenamientos se vuelven casi indispensables. Estamos enfrentados a una situación que está elevando los niveles de riesgo psicosocial a unos valores altísimos. O sea, con frecuencia las empresas recibimos personas con sintomatología de ansiedad, depresión, de estrés, personas que teniendo su trabajo han renunciado a sus trabajos y esto es una alerta directamente. Desde el Ministerio de Protección Social y del Trabajo han convocado psicólogos y psiquiatras para poder atender esta necesidad, que no solo es la enfermedad, no solo es el virus, sino también es cómo esto afecta psicológicamente a las personas.

Entonces, mindfulness es una muy buena herramienta para poder ayudar a estas personas de manera preventiva a que puedan gestionar adecuadamente sus emociones, a que puedan gestionar adecuadamente sus pensamientos. Y si bien poder aceptar la situación que estamos viviendo, pero no por ello dejar de ser productivo vivir alegremente y tranquilamente.

CompuTrabajo: ¿ Podrías compartirnos algunos consejos o recomendaciones que consideres relevantes en la actual coyuntura, precisamente, como dices, para reducir los riesgos psicosociales y obviamente para mantener el bienestar en nuestros colaboradores?

Felipe: Claro, en primer lugar, no es fácil desligar el contexto familiar del contexto del hogar. Para poder darte algunos consejos que las personas pueden realizar y es que también nos estamos viendo enfrentados a que la cotidianidad en la casa, a la frecuencia de estar con nuestra pareja, con nuestros hijos o inclusive el hecho de vivir solo y permanecer solo en mi casa todo el tiempo, nos está llevando a situaciones de estrés, ansiedad, depresión, entre otros, como casos, llamémoslo así, atípicos.

Si solo hay un computador en la casa y yo debo trabajar, pero mi hijo también tiene que recibir clases, entonces ahí hay que empezar a generar algunos acuerdos o anteriormente teníamos una empleada del servicio que nos hacía el alimento, ya nos toca a nosotros y de pronto algunas personas no son muy hábiles en la preparación de alimentos, pero debemos empezar a aprender de tal manera que esto me invita a dar un primer consejo y a generar algunas rutinas en el hogar donde sí tenemos compañía.

Es decir, si convivimos con alguien más, pues pongamos algunas tareas a cada uno en la casa y que podamos definir unos horarios para la realización de estas tareas sin afectar la responsabilidad que cada uno tiene. Los hijos en sus estudios y nosotros como padres, en nuestros trabajos.

Tener también la oportunidad que dentro del trabajo hallan espacios de relacionamiento con nuestros compañeros. Entonces he visto empresas, por ejemplo, que hacen Happy Hour y entonces todos dentro de una reunión virtual, se toman un café y hablan de cosas diferentes al tema del trabajo.

¿Por qué? Porque evidentemente esto nos está agobiando, porque es algo nuevo, es algo que nos genera temor, también incertidumbre. Entonces, este es un buen consejo para vivir en la casa y la situación del confinamiento.

A nivel laboral, hay un ejercicio muy práctico, muy sencillo y muy rápido que se llama STOP.

STOP básicamente es la inicial de cada palabra. S de detenernos, de tomar una respiración, una respiración consciente. O de observar y así observar, no es mirar con los ojos, sino observar internamente, es decir, observar qué pensamientos tenemos emociones y qué sensaciones tenemos en nuestro cuerpo. P de proseguir, es decir, continuar con la actividad con la que estábamos realizando, de tal manera que este ejercicio lo podemos hacer en 30 segundos, no más de un minuto, y esto nos va a traer nuevamente al presente.

Podríamos preparar unas pausas activas, en convenio con el área de sistemas de información de la compañía, generando algunos pantallazos que aparezcan en las pantallas de todas las personas que estén conectados con el mensaje: “tómate un minuto y respira conscientemente”.

Por ejemplo, si esto va a hacer que las personas paren un momento de hacer la actividad que estén realizando, hagan una respiración consciente, vuelvan a estar presentes aquí y ahora y puedan continuar con su actividad de tal manera que van a enfocarse al 100 por ciento y esto va a generar un nivel de productividad más alto.

CompuTrabajo: Muchisimas gracias Felipe. Como vimos, pues es importante mantener esa comunicación, esa conexión con nuestros colaboradores. Por otra parte, es importante que nosotros desde la cultura organizacional, empecemos a impulsar toda esta estrategia de liderazgo más humanizado, que es lo que podemos concluir. Y por supuesto, que siempre estemos haciendo un continuo seguimiento de las emociones y del sentir de nuestra plantilla como tal.

En los próximos días seguiremos compartiendo con ustedes los mejores consejos y las mejores prácticas para optimizar nuestras gestiones en diferentes ámbitos. Encantada de acompañarlos durante estos minutos. Yo soy Lina Benitez. Me despido por hoy, no sin antes pedirles que por favor sigan las medidas para prevenir el contagio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *