La salud mental en el trabajo: garantiza la productividad y el éxito para nuestras empresas

salud_mental_en_el_trabajo

¿Se habla de salud mental en tu empresa? Es común hablar sobre las posibles situaciones de riesgo o accidentes laborales que pueden ocurrir en el desarrollo de las funciones, sin embargo, es menos frecuente la conversación sobre la salud mental en el trabajo.

Sin duda, este no es un tema sencillo de tratar y menos en el trabajo. Tal como lo asegura la psiquiatra y docente universitaria Yahira Guzmán, “por tratarse de espacios laborales, muchas personas tienen miedo de ser sinceros” y esto se convierte en el principal obstáculo para que nuestros colaboradores busquen ayuda.

La baja o nula visibilidad de la problemática impide que seamos conscientes de la necesidad de configurar estrategias y prácticas para prevenir, reducir y atender los problemas de salud mental de nuestros empleados. Por ello es pertinente caminar hacia la implementación de políticas corporativas sobre salud mental, pero lo primero, es poner el tema sobre la mesa.

¿Qué entendemos por salud mental?

La Organización Mundial de la Salud define la salud mental como “un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

En ese sentido, cuando la salud mental de una persona se ve afectada, puede generarse un impacto negativo en nuestra organización, ¿de qué manera?: Las consecuencias se traducen en ausentismo, costos elevados en atención de la salud, bajo rendimiento de los empleados, alta rotación de personal, retrasos en la terminación de tareas, no cumplimiento de objetivos empresariales, entre otros.

Causas de problemas de salud mental en el trabajo

Sumados a condiciones y estrés de la vida diaria, indudablemente son muchos los factores de riesgo en el ambiente laboral que pueden repercutir en la salud mental de los colaboradores:

  • Falta de competencia para la realización efectiva de tareas
  • Alta carga de trabajo
  • Jornadas extenuantes
  • Situaciones de acoso al interior de la empresa
  • Mala estructura y organización de los procesos, la gestión y la comunicación de tareas
  • Bajo poder de decisión o control del colaborador sobre su trabajo o área en la que se desempeña
  • Falta de reconocimiento por la labor bien hecha
  • Ambiente tenso entre compañeros o matoneo
  • Presión constante por parte de superiores sobre resultados

Tal como indica Nubia Bautista, coordinadora del Grupo Gestión Integrada para Salud Mental del Ministerio de Salud “Las empresas tienen obligación de medir riesgo psicosocial (…)  Ese riesgo está asociado principalmente a las cargas de trabajo, la relación con los compañeros, distribución de actividades, uso del tiempo”.

Algunos de los colaboradores pueden sentir que estas condiciones de presión y estrés están afectando su individualidad, sin embargo, pocos son los que se atreven a manifestarlo y esto puede desencadenar en problemas ya sean físicos o psicológicos. Por ejemplo, según la Organización Mundial de la Salud, 4,7 % de los colombianos sufre de depresión.

Es aquí donde nuestras empresas deben jugar un papel fundamental en la construcción puentes de comunicación efectivos y de políticas que procuren mantener una buena salud mental en sus plantillas.

Hagamos frente los problemas de salud mental

Tal vez aún hay cierto tabú sobre este tema al interior de las compañías, sin embargo, también ha habido muchos avances en la materia. Por ejemplo, la Ley 1616 de 2013 busca garantizar el ejercicio pleno del Derecho a la Salud Mental a la población colombiana, mediante la promoción de la salud y la prevención del trastorno mental.

Es imprescindible recordar que el artículo 9 de dicha ley ya habla de la promoción de la salud mental y la prevención del trastorno mental en el ámbito laboral y esto se cumple desde las administradoras de riesgos laborales, sin embargo, la invitación es a que, desde nuestras áreas de gestión humana, abramos más espacios a la conversación sobre salud mental.

De esta manera el Foro Económico Mundial ha establecido algunas estrategias efectivas que ya han sido implementadas y que fomentan espacios de trabajo positivos:

  • Evaluar y analizar el entorno laboral y establecer de qué manera se puede promover en la organización la mejora de la salud mental. Generemos la conversación con los empleados.
  • Ser conscientes de las necesidades de los colaboradores y tomar medidas en procura de brindar mayor bienestar a los mismos. Escuchémoslos.
  • Construir y/o buscar las herramientas o medios de apoyo para que las personas acudan a ellos cuando requieran ayuda. Debemos comunicarse la existencia de estos canales.
  • Ver qué medidas han configurado algunas organizaciones en temas de salud mental y adoptarlas en nuestra empresa. Tomemos lo que ya existe y funciona.

Aquí, dos casos de éxito en políticas corporativas para la salud mental:

Ernst &Young

La firma mundial de servicios profesionales Ernst &Young (EY) implementó el programa We Care en el que los altos cargos de la compañía compartieron con los colaboradores sus propias experiencias sobre sus problemas de salud enviando el mensaje de que está bien hablar sobre el tema y se pueda hacer de manera abierta.

En este programa también se desarrollan eventos virtuales entre otras actividades con las que se busca generar mayor conciencia sobre los problemas de salud mental. Los resultados arrojaron que desde el lanzamiento del programa las llamadas a EY Assist se incrementaron en un 32%. Conclusión: Los colaboradores ahora acuden a pedir ayuda cuando lo requieren.

Bell

Otro caso exitoso es el de Bell, la compañía de telecomunicaciones canadiense, que ha establecido diferentes estrategias para reducir los problemas de salud mental entre sus empleados y generar conversación al respecto. Entre estas, Bell brinda a sus colaboradores acceso en línea ilimitado a recursos sobre salud mental. Esta herramienta es visitada un 97% del año por los miembros de la empresa.

La compañía anualmente celebra el día Bell Let, un día dedicado a la conversación sobre este asunto en busca de eliminar el estigma y en el que la empresa dona un porcentaje de dinero por cada llamada o mensaje de texto hecho en su red, este dinero tiene como destino apoyar iniciativas de salud mental en territorio canadiense.

En cuanto a resultados cuantitativos, estas actividades una reducción del 20% de discapacidad por salud mental a corto plazo, además de un 50% menos de recaídas o recurrencias. Bell ha participado y ayudado a financiar políticas y programas para que otras empresas puedan implementar estrategias en este sentido.

Implicaciones de la salud mental laboral en cifras

A nivel mundial más de 300 millones de personas sufren de depresión, de los cuales muchos padecen también de ansiedad. Estos dos trastornos representan, en pérdida de productividad, un total de $USD 1 billón anual en la economía global, según la Organización Mundial de la Salud.

En términos generales, no prestar atención a la salud mental de los colaboradores nos significará pérdidas. Según un estudio citado en el Plan de Acción sobre Salud Mental 2013-2020, el impacto a nivel mundial, a causa de los trastornos mentales, representará pérdidas por valor de US$ 16,3 billones entre 2011 y 2030.

Este mismo documento señala que “en los países de ingresos bajos y medios, entre un 76% y un 85% de las personas con trastornos mentales graves no reciben tratamiento; la cifra es alta también en los países de ingresos elevados: entre un 35% y un 50%”.

¿Nos hemos sentado a pensar en las pérdidas que nos generan las consecuencias de los problemas de salud mental en nuestra empresa como ausentismo, rotación o incumplimiento de metas?, si no es así, es momento de hacerlo.

Cómo está la salud mental en Colombia

Colombia está catalogado como el segundo país más feliz del mundo, según la última Encuesta Anual Global de los países más felices del mundo de Gallup, pero ¿cómo está la salud mental de los colombianos?

Según la Organización Mundial de la Salud, el 4,7 % de los colombianos sufre de depresión. Además, el 80% de los colombianos ha presentado entre uno y tres síntomas de depresión en algún momento de su vida, una cifra considerable si vemos que esto, por supuesto, puede incidir en la productividad de las organizaciones.

¿Han notado cómo algunos colaboradores inician la jornada con altos niveles de estrés? Sin duda, en ciudades grandes, estos problemas pueden ser mayores en la medida en la que el estrés, la movilidad, la inseguridad y otros factores, hacen que la salud mental se vea perjudicada, y mucho.

Este es el caso de Bogotá. La capital del país tiene la mayor frecuencia de síntomas de trastornos mentales: ansiedad, depresión y psicosis. Estos síntomas ocurren en personas entre los 18 y 48 años, es decir, personas en etapa productiva. Nuestros colaboradores.

Desde los altos cargos en nuestra empresa debemos procurar mantener ese estado de bienestar en nuestros colaboradores. Ellos pasan la mayor parte del día brindando lo mejor de sí a nuestras empresas es por esto que debemos ver que lo que pase al interior puede afectarlo más allá de lo que pensamos.

Creemos políticas claras que aseguren un ambiente laboral favorable para todos en el que, sin temor, quienes sientan que estamos ahí para respaldarlos, pero sobre todo para ayudarlos. Seamos ejemplo y mantengamos el bienestar mental de nuestros colaboradores. ¿Ya lo hace tu compañía?

5 Comments on “La salud mental en el trabajo: garantiza la productividad y el éxito para nuestras empresas”

  1. Me parece muy interesante su articulo. Sobre este tema es poco lo que conocemos, por lo general los sistemas de Riegos y seguridad en el trabajo se orientan más a accidentes y otros riesgos laborales, que a salud mental de los trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *