La ironía puede dañar tu perfil como líder

ironia_liderazgo

Como buen líder debes saber la importancia que tiene la comunicación en tu estilo de liderazgo y el daño de la ironía en tus relaciones. A veces no importa solo lo que se dice también el cómo se comunica y cómo se percibe.

Cada vez más jefes de equipo deben entrenar la comunicación y sus habilidades interpersonales para conectar con sus colaboradores. La forma de comunicar se ha convertido en una de las grandes habilidades interpersonales que un manager debe ejercitar para desarrollar un buen trabajo.

El principal problema es que muchos directivos siguen sin ver la importancia de la comunicación y no trabajan en estas habilidades. La empresa no forma ni invierte en esta necesidad que puede provocar graves daños en el clima laboral y en la consecución de los objetivos.

Debemos tener en cuenta que no todas las personas tienen las mismas capacidades. Hay gente a la que le cuesta comunicarse y hacerse entender, mientras que otros interactúan con naturalidad.

En medio de estos dos grupos también se encuentran los que hacen uso de las bromas, el sarcasmo y la ironía que puede funcionar muy bien fuera del ámbito laboral pero dentro puede convertirse en un problema.

La importancia de la comunicación

La comunicación permite reforzar el vínculo con los colaboradores, transmitir los mensajes claros y los objetivos y evitar las tensiones de la convivencia.

Tradicionalmente se ha asociado el sarcasmo y la ironía como una manifestación de la inteligencia. Y es verdad que en algunos sentidos ser irónico y dar una buena réplica significa que eres rápido de pensamiento.

Sin embargo, en posiciones de liderazgo es un poco engañosa, ya que aquí prima como lo recibe el interlocutor esa broma y si realmente comparte la misma visión de la realidad contigo.

En estos casos la ironía está catalogada como una manera violenta de comunicación, pues causa malos entendidos y genera conflictos internos dentro del equipo.

Eso no significa que no pueda usarse el humor para comunicarse con el equipo, pero un buen líder debe evitar la ironía y el sarcasmo como válvula humorística.

El humor y sus formas

Como hemos comentado en muchas ocasiones anteriores el humor es bienvenido en el entorno laboral. La felicidad en el trabajo y un buen ambiente permiten mantener el compromiso y la productividad de los colaboradores.

Un trabajador feliz es un 12% más productivo según estudios el estudio de la universidad inglesa de Warwick. Sin embargo, para conseguir esa felicidad deben darse algunos elementos, y la buena comunicación con el equipo y su líder es primordial.

El humor permite que el ambiente se relaje, la gente se reúna y se dé la posibilidad de desbloquear momentos de tensión.

Pero un ambiente relajado no debe confundirse con la ironía o con los chistes de otros miembros del equipo.

El problema de la ironía es que hay una distorsión entre lo que se dice y cómo se percibe. Aunque el líder sea simpático e ingeniosos, un mal comentario puede hacer que se rompan los lazos de credibilidad y de confianza.

“Se necesitan veinte años para construir una reputación y cinco minutos para arruinarla. Si tomas en cuenta eso, harás las cosas de manera diferente”

Warren Buffet

Cuando eres director de un equipo debes ponerte en el lugar del interlocutor, es decir, a veces no tienes tiempo ni ganas de decodificar un mensaje cuando tu jefe quiere ser irónico.

Además, es importante pensar que a veces esos comentarios están haciendo una crítica velada a algún tipo de comportamiento y eso puede generar un malestar continuo a la persona a la que van dirigida las pullas encubiertas.

La ironía y el sarcasmo solo funcionan en un contexto de mucha familiaridad y de mucha confianza. Puede que en el entorno laboral no sea el mejor para dar a conocer esa habilidad.

Puede que de forma natural te salgan estos comentarios y que es fácil caer en la tentación de hacerlo, pero podría poner en peligro la confianza que tu equipo a puesto en ti.

¿Cómo usar el humor en el trabajo?

Una anécdota, un comentario gracioso o incluso un chiste (sin ser discriminatorio u ofensivo para ninguna minoría) aumentan el rendimiento del equipo y cohesiona al grupo.

Usar el humor en la oficina tiene que ver con mantener un clima laboral propicio que permita trabajar a gusto y sentirse seguro. Aquellas personas que muestran su sentido del humor en el trabajo es que se sienten a gusto y seguros para hacerlo.

El humor puede ser un buen activador de la positividad y aquel que se siente positivo puede sobreponerse con mayor facilidad y agilidad a una crisis.

En este sentido también debemos remarcar que el humor rebaja la línea jerárquica en la empresa y permite fluir desde una posición directiva a una más democrática, donde prime un clima laboral distendido.

El mejor consejo que te podemos dar en este caso es el sentido común. No podemos obligar a los líderes a ser divertidos o usar el humor con sus equipos, pero como área de Recursos Humanos les podemos dar una serie de buenas prácticas para que si quieren lo pongan en marcha.

Por ejemplo, intentar mantener conversaciones más allá del trabajo, comunicar las buenas noticias con alegría y los retos con entusiasmo. Participar en charlas durante la hora del café y la comida, comentar cosas que nos hayan sucedido. El objetivo es que el líder se vea como una persona y no solo como una figura de autoridad.

“A veces la contribución más efectiva es reír con otros, algo tremendamente contagioso. Cuando reímos la ocurrencia de alguien, le reafirmamos en su conducta y le invitamos a reincidir en ella” comentó Manuel Chapado, socio de Éthica Consultores al hablar sobre como fomentar el buen ambiente en el equipo. De este modo se convierte en parte de la cultura empresarial y se promociona dentro del propio equipo.

Hay algunas organizaciones que han apuntado a mandos intermedios y altos a cursos de monólogos para que sepan como interactuar. La primera premisa es que no hay nada mejor que tus experiencias para encontrar puntos en común y reír.

Así pues, si eres líder elimina de tu forma de liderazgo la ironía y el sarcasmo y añade una pizca de humor para que tu equipo se sienta bien y dé lo mejor de si mismo. Puede que una sonrisa sea el mejor de los feedback.

Un comentario en «La ironía puede dañar tu perfil como líder»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *