Guía para líderes: habilidades para retener el talento

guia_para_lideres

Estamos viviendo en un entorno de transformación empresarial y de acuerdos laborales en los que necesitamos tener una empresa con una cultura integradora impulsada por un propósito.

En este nuevo entorno es necesario contar con líderes adecuados, que trabajen de forma colaborativa y transmitan su visión teniendo en cuenta las necesidades y crecimiento de su equipo.

Debido a la pandemia, las respuestas de las organizaciones son un 20-25 más rápidas a los cambios relacionados con la transformación digital, según datos de Cornerstone.

Para poner un ejemplo práctico, las empresas se adaptaron al teletrabajo en una media de 11 días y no un año como preveían.

Todo esto nos lleva a la quinta revolución industrial, que según dicen estamos a las puertas de ver como tecnología y personas se unen para crear empresas innovadoras y con un claro propósito de velar por el bienestar de los profesionales que trabajan ahí.

Eso sí, los expertos afirman que debemos dejar de pensar en la tecnología como una salvación y verla como una herramienta más para ser eficientes sin perder de vista el trato humano.

Nuevos colaboradores

Para ser un buen líder es importante tener en cuenta cómo ha evolucionado el colaborador. Los profesionales de hoy en día buscan algo más en la empresa que un sueldo.

Las exigencias van más allá de las nóminas justas, quieren mejores planes de beneficios y un horario laboral flexible. Buscan un lugar donde desarrollar su carrera profesional, adquirir nuevas habilidades y compartir el propósito de vida con la empresa.

Trabajar siempre en la misma empresa ya no es posible. Actualmente un profesional está en más de 5 empresas a lo largo de su vida laboral. El cambio simplemente se debe a la necesidad de crecimiento y seguir aprendiendo.

La vinculación con la empresa tiene una razón de ser, comparte con la persona un propósito y una misión en la vida.

1 de cada 3 trabajadores prefiere trabajar en una organización que sea responsable con todas las partes. Es decir, que dentro de su cultura y valores se preocupe por dejar un mundo mejor y tratar con respeto a todas las personas.

Las organizaciones deben pensar de otra manera para atraer al talento. Un nuevo sistema de trabajo que se adapte a las necesidades individuales y comparta los objetivos con los miembros.

Ya no solo captamos talento con un buen salario emocional o la promoción de crecimiento interno, como líderes debemos saber vender qué hace nuestra empresa para mejorar el mundo en el que vivimos.

Las nuevas generaciones no buscan solo un lugar donde desarrollarse, buscan dedicar su tiempo y conocimiento a mejorar su entorno. Para ellos el trabajo es un medio más para luchar por lo que creen.

Los líderes que necesitan esos talentos

En la mano del líder está la oportunidad de empoderar a los trabajadores y que estén más conectados para trabajar de forma colaborativa con la vista puesta en el futuro.

Y es así. Los mandos intermedios y los directivos deberán manejar ese cambio institucional que estamos viendo en los últimos años.

Necesitamos personas que puedan transmitir la visión de la empresa, dirigir equipos y a la vez mantener la motivación de ese talento que crece rápidamente y siempre quiere un poco más.

Otro de los puntos clave es que los líderes pueden conectar a las personas con las oportunidades de crecimiento dentro de la organización.

Los planes de carrera y los programas de formación permiten que el talento emergente siga creciendo dentro, reteniendo su sabiduría en la empresa y aunando esfuerzos para seguir creciendo de forma progresiva.

Un buen líder es aquel que sabe decir adiós a alguien de su equipo para que este siga creciendo y aportando su granito de arena a la empresa.

En la mano de los directores de equipo está el rediseñar los espacios y formas de trabajo, donde el crecimiento horizontal esté presente y donde la colaboración entre todos los departamentos sea real y no solo un buen propósito anotado en un papel.

Los líderes son capaces de ayudar un equipo o destruirlo. De hecho, un mal jefe puede hacer que los mejores colaboradores se vayan de forma voluntaria, sin ni siquiera tener tiempo para buscar remplazo.

Para ser un buen mánager es necesario practicar un liderazgo empático y transformacional. El objetivo es buscar la iniciativa y la creación de valor por parte del equipo. De inspirar a sus compañeros y recibir feedback del avance.

Es necesario escuchar atentamente al resto, dar espacio para exponer ideas, distribuir bien los recursos entre los miembros y pensar siempre en el grupo y no tanto en los beneficios personales de ese trabajo.

Ser líder no es fácil, ya que tienes presiones de los de arriba y también de tu propio equipo, pero gestionar la presión sin perder la motivación puede ser una de las recetes del éxito.

La intervención de Recursos Humanos

Solo el 37% de los gestores de talento afirma que sus soluciones tecnológicas de RR.HH. les aportan beneficios, y el 82% admite que sufre dificultades para adoptar estas tecnologías.

Durante la última década, el mundo de la tecnología de RR. HH. ha crecido rápidamente. Con el fin de cubrir las necesidades urgentes de talento, la mayoría de los líderes de RR. HH. Espera aumentar su gasto en tecnología, y muchos de ellos prevén adquirirla en breve.

En este sentido el cambio económico que estamos viviendo y la transformación del talento hace necesario que el equipo de recursos humanos cuente con herramientas adecuadas para atraer y retener el mejor talento.

Un software de reclutamiento o de gestión de personal facilitarán la tarea de la atracción y retención. SherlockHR, el ATS número uno en Latinoamérica, permite a las empresas reclutar mejor y en menos tiempo.

Su parte más revolucionaria es poner en el centro la experiencia del candidato, para empezar la retención desde el primer momento.

La multitud de test y psicometrías que pone al alcance del reclutador facilita el filtraje automatizado de Hojas de Vida y comunicarse con el candidato en cada etapa, sin tener que invertir mucho tiempo.

Los colaboradores han cambiado y, por ende, la forma de contratarlos también. Con SherlockHR los líderes pueden formar parte del proceso y tener acceso a la información, mejorando así la toma de decisiones colaborativa y pudiendo echar una mano a los gestores para definir mejor qué está buscando. 

Si tu empresa aún no cuenta con esta solución, ahora es el momento indicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *