Eventual retorno a las oficinas: efectivo y seguro para todos

retorno_oficinas

Como bien lo afirma la Organización Internacional del Trabajo, la seguridad y la salud en el trabajo debe ser entendida como una “inversión fundamental para proteger a los trabajadores y sus familias y para asegurar la continuidad de las empresas”. Recordemos que nuestro capital humano es nuestro activo más importante.

Como todo bien sabemos, las empresas hoy nos enfrentamos a retos que no estaban previstos hasta dentro de 10 años y hemos aprendido con la experiencia de los últimos 12 meses a trabajar en la distancia.

En ese proceso de adaptación constante, han surgido nuevas medidas. La normativa más reciente, descrita en la resolución 777 de 2021, se establece que si la ocupación de las camas de Unidades de Cuidados Intensivos está por encima del 85% en un municipio, se mantiene las medidas actuales, en caso contrario se abre la posibilidad de apertura de aforo.

Con buena parte del camino recorrido, debemos entender la integralidad de un retorno seguro más allá de los protocolos reglamentarios. En ese sentido quisimos recoger distintos puntos de vista de expertos para abordar los distintos frentes que debemos cubrir ante un posible cercano regreso a las oficinas de forma efectiva y segura.

Jaime Díaz

Psicólogo Especialista en Salud ocupacional y riesgo laboral y en Gerencia del Talento Humano

Es necesario que las empresas, en esta nueva realidad y para el entorno en el que nos movemos, tengan en cuenta de forma prioritaria la inducción o reinducción para el retorno a la compañía: “no se debe limitar a un cuadro de mando de funciones o una lista de chequeo, sino que debe incluir algunos factores personales del trabajador como por ejemplo sus nuevas metas, proyecciones profesionales o laborales, su actual estructura familiar, a qué desafíos se enfrenta, si falleció alguien de su familia en el último tiempo, etc. es decir, casi que un nuevo proceso de selección en la etapa de entrevista”.

Por otro lado, es necesario que las organizaciones comprendan que los trabajadores llegarán a las oficinas con nuevos aprendizajes. También se debe considerar que la llegada de la pandemia, en muchos casos, generó un dinamismo en su estilo de vida personal familiar y profesional, por lo cual el área de Recursos Humanos tendrá cada vez un papel más preponderante, ya que la retención y consecución de talentos estará mediada en la capacidad de la empresa para ajustarse a un nuevo tipo de trabajador.

Estas herramientas son solo una parte del universo de posibilidades en las que las compañías desde el área de recursos humanos deben investigar y profundizar para adaptarse a las nuevas realidades de sus colaboradores.

Por otra parte, mucho se habla de la reactivación económica posterior a las jornadas de vacunación promovidas desde el Gobierno y más recientemente, por el sector privado. Sin embargo como en cada una de las acciones que una empresa desarrolla en sus colaboradores debe tener un desarrollo armónico y complejo para que sea efectivo y logre el objetivo inicial.

Este desarrollo armónico se debe pensar en el proceso de toma de conciencia de los trabajadores, es decir la empresa debe formar a sus colaboradores en autocuidado y prevención antes, durante y después de la vacunación.

Lo primero es hablar con los colaboradores e indagar si estarían dispuestos a la aplicación voluntaria del biológico, ya que por condiciones médicas, religiosas o creencias personales no todos están dispuestos a ser vacunados.

Segundo, se debe socializar con los colaboradores toda la información acerca de las vacunas como por ejemplo su origen o tipo, casa farmacéutica, porcentaje de efectividad, posibles efectos secundarios, etc. Tercero, indicar con claridad los cuidados se debe tener después de la primera dosis y cuáles recomendaciones posterior a la segunda dosis.

La vacunación trae consigo muchos mitos y una falsa percepción de seguridad cuando hay desconocimiento de por medio, por lo tanto las empresas deben buscar apoyo con personal competente que permita hacer de este proceso un éxito en la ruptura de la cadena de propagación de COVID 19

Alejandra García Botero

Médico Cirujano Eciplast – IPS en Cirugía plástica, estética y reconstructiva.

Es necesario en el establecimiento de los protocolos, tener en cuenta la prioridad en el cumplimiento de todas las medidas de bioseguridad que han demostrado ser efectivas y disminuyen el riesgo de contagio y además nos ayudan a garantizar una buena salud mental y física de los colaboradores:

  • Control del principal factor de riesgo que son las vías aéreas con los elementos de protección necesarios especialmente en sitios de poca ventilación o espacios cerrados o con alto número de trabajadores.
  • Los elementos de protección personal deben ser usados correctamente, en este caso en las instalaciones de la compañía
  • Garantizar, promover y fomentar el lavado de manos con agua y jabón, en lo contrario se debe contar con alcohol mínimo al 60%
  • Asegurar el distanciamiento de 2 metros (dos brazos entre personas)

Desde el punto de vista médico, una de las consideraciones es que las empresas establezcan las acciones para reconocer los síntomas tempranos de Covid. “Existen un sinnúmero de síntomas que las personas no relacionan con el Covid 19. Por ejemplo, los síntomas gastro intestinales como las náuseas, el mareo, diarrea, entre otros, que deben ser tomados en cuenta como señales de alerta. Los únicos síntomas no son la tos, la fiebre o dolor de cabeza”.

Por otra parte, la Doctora Alejandra alude a la importancia de la desinfección de las superficies de manera constante en las oficinas y lugares de trabajo. “El virus puede permanecer varias horas en las superficies, por ejemplo: el virus permanece hasta 72 horas en plástico o superficies de acero o 24 horas en otras como cartón, por ello se debe garantizar la desinfección frecuente y profunda a lo largo del día”.

A modo de conclusión, “Las empresas no solo deben adquirir todos los conocimientos para saberse conduje en este contexto, sin embargo, es un deber trasmitirlo a sus empleados con un lenguaje claro, la base de todo es la capacitación”.

Jaime Henao Arenas

Coach de Vida y Organización – Director de RRHH Bosi

Las organizaciones deben ser conscientes de algunos aspectos que requieren ajustarse, con el fin de mitigar el impacto negativo que pueda generar el retorno a la presencialidad.

“Desde mi punto de vista como Director de Gestión Humana, considero que el Reglamento de trabajo debe ser ajustado a esta nueva realidad, flexibilizando sus jornadas de trabajo, el tema de los horarios de entrada y salida, estimulando el logro de los resultados”.

“Durante el tiempo de trabajo desde casa los colaboradores han podido establecer en qué horarios son más productivos, algunos rinden más en la mañana, pero para otros es en la noche; esto tiene que ver con los biorritmos. Es positivo tener claras estas consideraciones en términos de productividad y bienestar”.

 Otro aspecto fundamental es la confianza. Esta se traduce en como compañía, evidenciar espacios de trabajo seguros, con protocolos de bioseguridad, que garanticen la salud física y mental de todos los que forman parte de la organización.  Otra acción que puede ayudar a esta generación de confianza es el de tener colaboradores vacunados.

Como compañía, debe considerarse el retorno de manera presencial por parte de los colaboradores luego de participar en el programa de reinducción en el que se relacionen, además de los protocolos, todos aquellos ajustes que se han tenido que realizar en cuando al reglamento interno de trabajo y cultura corporativa.

Hay que tener en cuenta que los confinamientos y el trabajo desde casa, han generado nuevos hábitos alimenticios y de actividad física, que pueden impactar favorable o desfavorable en la salud de todos los empleados. “Es importante que las empresas contemplen la generación de espacios de valoración y de acompañamiento; ya que esto se convierte en salario emocional, que se puede ver reflejado en un mayor compromiso laboral y amor hacia la empresa”.

Por otra parte, Jaime Henao invita a revisar y restructurar los manuales de funciones, acorde a la nueva realidad laboral, se convierte en otro punto a tener en cuenta para el retorno a la presencialidad laboral; en los cuales prime la seguridad física y mental de sus colaboradores.

Marcela Rodríguez

Profesional en Seguridad y Salud en el Trabajo

El primer paso para garantizar un retorno seguro a las oficinas es tener pleno conocimiento de la actualización de los protocolos y seguir las recomendaciones de la resolución 0223 del 2021 del Ministerio de salud, puntualmente su anexo técnico frente a los protocolos de bioseguridad y las medidas que se deben tomar frente a los trabadores.

“Además de las medidas básicas como el distanciamiento, el uso correcto, permanente y obligatorio del tapabocas, se deben garantizar las medidas de limpieza y desinfección de los puestos y áreas de trabajo, en ese sentido, se debe documentar en lo posible las actividades de limpieza diarias, como en baños, áreas comunes oficinas de trabajo, pasillos, escaleras, etc”.

Es fundamental en el actual contexto, que en las empresas se cuide la infraestructura de manera que se logre la ventilación correcta de los espacios que permita el intercambio de aire, apertura de ventanas, puertas. Marcela destaca que es requerida la capacitación constante, la divulgación del protocolo de bioseguridad, registros y el soporte de capacitaciones con cada uno de los trabajadores para garantizar que todos tengan la información.

“Si las empresas pueden proporcionar un medio de transporte, sería lo ideal para controlar el aforo y el distanciamiento, en caso de no poder garantizarlo, debe haber sensibilización de la importancia del lavado de manos, el uso correcto del tapabocas teniendo en cuenta que muchos colaboradores deben tomar el transporte público lo cual hace del distanciamiento un imposible”.

Otras de las medidas preventivas de las que pueden hacer uso las empresas es la flexibilidad horaria o la alternancia. ”Dependiendo de la actividad y las operaciones de la compañía, evitando picos de alto flujo de personas. El ideal es modificar los horarios de la jornada laboral o trabajar por esquemas de grupos de personas para evitar alguna aglomeración”. Para ello, es requerido intervenir y adecuar espacios como los comedores en las horas de almuerzo para disminuir el riesgo de contagio o aglomeraciones.

Para tener un seguimiento efectivo de las condiciones de salud de la plantilla y lograr mayor control y monitoreo de las condiciones que presenten los trabajadores y minimizar o mitigar el impacto que pueda significar un posible contagio en las instalaciones de la empresa, se deben registrar diariamente, de esa manera se controla la morbilidad que se pueda llegar a presentar. “Esto también se puede dar de manera que el trabajador reporte los síntomas relacionados al Covid 19 para tomar las medidas preventivas correspondientes”.

Herramientas formuladas por la OIT

Estos son los pasos necesarios para un retorno al trabajo seguro y saludable en tiempos de COVID19 descritos por la Organización Internacional de Trabajo (OIT) (Versionar imagen con estos textos).

A modo de conclusión y como consejo para las empresas que representamos, la Organización Internacional del Trabajo se invita a “Un diálogo social efectivo entre empleadores y trabajadores en la definición de las medidas preventivas a adoptar a fin de lograr, a través de la consulta y la participación, un mayor grado de cumplimiento de las acciones acordadas y una mayor cultura preventiva.” La comunicación asertiva y en doble vía debe ser pilar en la relación con nuestro capital humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *