Sigo esperando que me llamen

me_dijeron_llamarian

A muchos de nosotros nos ha ocurrido que nos postulamos, pasamos las pruebas y llegamos a la última etapa: la entrevista. Sentimos que lo hicimos súper bien, que sin duda el puesto que queremos será nuestro. Nos tenemos confianza. Pasa un día, dos, tres…. Una semana y aún no nos llaman, y cuando nos topamos con alguien que nos pregunta cómo nos fue en la empresa la respuesta es “no han llamado” y ante esa incertidumbre pensamos “¿Por qué no me llaman?

Cambiemos la ansiedad por expectativa. Encausemos nuestra energía de manera positiva. No porque no te hayan llamado aún, significa que hasta ahí llegó tu historia con la empresa en la que quieres trabajar. Más allá de angustiarse y revisar el teléfono compulsivamente, es momento de actuar.

¿Será que llamo a preguntar?

A medida que pasa el tiempo y no somos contactados, esta es una pregunta que nos ronda la cabeza cada vez con más fuerza. ¿Es válido que llamemos? Claro que lo es, siempre y cuando seamos asertivos y estratégicos. Estos son los pasos para lograrlo sin lucir desesperados:

  • Ha sido la empresa que te ha convocado para el proceso. Antes de iniciar la charla es clave que solicites los datos del reclutador o de quien te vaya a entrevistar, especialmente si se hará la entrevista en video.

Como recurso para esta solicitud, puedes comentar que prefieres ser precavido de tener esta información por si el medio por el cual conversarán falla, no solo deja ver que eres una persona proactiva sino que ya tendrías los datos de quien te puede indicar el avance de tu proceso.

  • Durante la entrevista tienes la oportunidad (si no, la buscas), de preguntar al reclutador sobre el trabajo y sobre el proceso de selección en sí.

Puedes indagar directa o sutilmente sobre el tiempo que durará el proceso y la fecha prevista o tentativa para ocupar la vacante. Es posible ir al grano con tu pregunta manteniendo un tono cordial (no querrás parecer una persona agresiva), o hacer saber que te gustaría conocer esa información porque tienes un gran interés por pertenecer a la compañía, por lo que te puede aportar y viceversa.

  • Después de la entrevista y ante el hermetismo de la compañía, se puede considerar la posibilidad de llamar a preguntar. Hay que saber elegir el momento para hacerlo.

¿Cómo y cuándo? Ya tienes los datos del reclutador y sabes cuándo debe ser cubierta esa vacante, así que, si han pasado unos días luego de esa fecha, puedes contactarte, pero sé prudente, se trata de saber si el proceso aún no se ha cerrado, no de llamar constantemente ni de “ser intenso”.

¿Qué hago mientras espero?

Es obvio que no hay que quedarse quietos. La espera en ocasiones puede ser larga y al margen de tener paciencia podemos realizar varias actividades eficientes que nos ayudarán a sobrellevar la espera y que nos van a nutrir al mismo tiempo:

  • Fortalece tu presencia en el mundo digital: Ahora que el aislamiento nos permite tener más tiempo, es un buen momento para dar unos pequeños retoques a nuestra presencia digital, pues es posible que estés disputando en cargo con otra persona y que el reclutador decida conocer algo más de ti a nivel profesional.

Si te busca en internet verán que ¿Te mantienes actualizado sobre las novedades de tu sector? ¿Cómo te relacionas? ¿Compartes o creas contenido relevante y profesional? ¿La imagen que proyectas allí es la que quieres dar? reflexiona, revisa y ajusta lo que necesites.

  • Mantén el contacto: Una buena opción y muy corporativa sin parecer ansiosos es LinkedIn. Puedes agregar a esta red profesional a la persona que sabes que está al tanto del proceso de selección. Además, si no te quedas con esa vacante, dejarás una puerta abierta para una futura oportunidad.

Recuerda: El networking ayuda a construir relaciones ¿Por qué no hacerlo desde antes de entrar a la compañía? También es una buena manera de generar recordación en el reclutador. Haz parte de su “top of mind” de elegibles.

  • Entender el contexto: Seamos razonables. La coyuntura que se dio por el Covid-19 puede ser una de las razones por las cuales no te han llamado. Sabemos que esta situación inesperada hizo que muchas empresas ralentizaran o detuvieran sus procesos de selección ya que la prioridad de las áreas de RRHH se transformaron también. Entendamos lo que estamos viviendo y seamos comprensivos con las compañías.

No dejes de postular: Algunos dicen que buscar trabajo es un trabajo, pero no tiene por qué ser así. Organiza esa búsqueda de empleo poniendo foco en preguntas como ¿Qué otros puestos son de mi interés? ¿En qué empresas me gustaría trabajar? ¿Dónde quiero llegar con mi próximo empleo? Cuando tengas las respuestas a esas preguntas puedes encontrar de una manera más estructurada hacia dónde quieres ir y qué camino debes tomar. Nunca te rindas, persiste. Otros dicen que el que persevera alcanza y en este caso es muy cierto.

¡Me llamaron!

Cada vez son más las empresas que se toman el tiempo, procuran las acciones y generan una grata experiencia durante el proceso de selección, así que puede que te llamen para informarte que el puesto es tuyo o para agradecer por haberte postulado. En cualquier caso, te lo harán saber.

Ten en cuenta que también está muy en tendencia que las empresas te lo hagan saber vía correo electrónico. Si te llegó un email desde que te postulaste a la vacante, muy seguramente la empresa te irá informando tu paso a paso en el proceso y eso incluirá la decisión final. Puede que su carta de intención esté en tu bandeja de entrada.

Ayuda a otras personas que también están en ese camino. Te preguntarás ¿Cómo podría ayudar a otros luego de la situación de espera? Es muy sencillo, puedes compartir en CompuTrabajo tu experiencia del proceso de selección y la entrevista para que otros que puedan estar en una situación como la tuya puedan saber si deben esperar la llamada, si la empresa se contacta por correo o si definitivamente reina el silencio.

En cualquier caso, mantén la calma. Sigue estos consejos para que la espera no se vuelva una agonía y si en esta ocasión fuiste descartado, tranquilo, recuerda que el mundo está lleno de posibilidades.

2 comentarios sobre “Sigo esperando que me llamen”

  1. Me aplique a una oferta el 15 de agosto de 2020 y habian aplicadas un total de 1323 hojas de vida desde el 08 de agosto. mi pregunta es: ¿porque se vuelven a publicar las mismas ofertas, acaso se han descartado ese total de hojas de vida en un lapso de tiempo de siete dias? Me ha sucedido con ofertas de hasta 4477 aplicados y ni siquiera se evidencia que la hoja de vida la tengan vista o en su defecto descartada y como reitero vuelven a publicar la misma oferta a los pocos dias y esta situacion lo deja a uno perdido a la hora de la busqueda de empleo.

    1. Hola José,
      Son las empresas las que vuelven a publicar una oferta. Suelen hacerlo cuando no han encontrado al candidato que buscan, aunque depende de cada empresa porqué lo hace.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *