¿Cómo se enfrenta un reclutador al desempleo?

confesiones de un reclutador

Confesiones de un reclutador

La mayoría de los mortales pasan por ese examen continuado que es la búsqueda de empleo. Superar cada una de sus fases es motivo de alegría, pero una de las más temidas es la entrevista con el reclutador, una persona “que se las sabe todas”, pero ¿qué ocurre cuando es el reclutador quien adopta el papel de candidato? ¿Cómo se enfrenta un reclutador al desempleo? ¿Las técnicas con las que desempeña su labor resultan efectivas estando del otro lado del escritorio? Hoy queremos compartir las confesiones de varios reclutadores que están en pleno proceso de búsqueda de empleo.

Hablamos con tres expertos conocedores del tema, profesionales de reclutamiento y, por el momento, en búsqueda de empleo, a quienes de antemano agradecemos por compartir con nosotros su experiencia.

Entre ellos tenemos a Loraine Bajaras, quien lleva poco más de un mes buscando empleo, tiene 37 años, es psicóloga con 13 años de experiencia en el área de gestión humana como director, jefe, coordinador y generalista, experta en el manejo todos los procesos de selección, contratación, nómina, conocimientos básicos en salud ocupacional, bienestar y manejo de presupuestos.  

Además, tenemos a Jhon Abel Carrillo, quien tiene alrededor de un mes en búsqueda de empleo. A sus 27 años ha logrado culminar sus estudios como psicólogo y especialista en psicología organizacional y del trabajo. Es estudiante en especialización en gerencia de control y riesgos profesionales, y cuenta con  experiencia en procesos de talento humano, selección, reclutamiento, capacitación, bienestar laboral y experiencia en el servicio público de empleo.

Finalmente, contamos con Carolina Contreras, cuya búsqueda de empleo alcanza los dos meses. Carolina tiene 29 años y es psicóloga con especialización en gerencia del riesgo laboral. Asimismo, cuenta con 7 años de experiencia trabajando en el área de Recursos Humanos en diferentes sectores. Ha implementado, reestructurado y generado la planeación estratégica del área en empresas de más de 11.000 colaboradores.

¡Encontrar un buen trabajo!

Buscar trabajo no es una tarea fácil e incluso puede bajarnos la moral; sin embargo, esta circunstancia se convierte en una oportunidad si nos los planteamos un camino para elegir la posición  y la empresa donde queramos aportar nuestro talento.

En la búsqueda de esta nueva oportunidad de vida, dicen nuestros expertos, puede haber ciertos obstáculos, conozcámoslos y veamos de qué manera los podemos convertir en aliados:

  • Contactos: Suele pasar que a la vez que se cumple con la publicación de la oferta, de manera paralela la persona que será elegida para ocupar el cargo ha sido propuesta en el programa de referidos de la misma.

Es decir, a menudo se trata de buscar entre los contactos de las personas que ocupan cargos similares, una persona afín, con perfiles similares derivados de un candidato-persona.

De esta forma se acortan los tiempos y se suele intentar rebajar la rotación de personal. Por ello, es necesario trabajar el networking de personas que tienen las mismas características profesionales que tú. Tanto por la formación, como por las habilidades adquiridas.

  • Ofertas: Si bien existen muchas ofertas de empleo para reclutadores o profesionales de selección de personal, los salarios ofrecidos por algunas compañías para algunos cargos en el área de gestión humana son muy bajos para los perfiles que solicitan. Para seleccionar las ofertas que mejor te pueden encajar, una buena técnica es filtrar por salario, en los resultados de CompuTrabajo.
  • Competencia: La gran cantidad de profesionales hace que haya un alto número de hojas de vida aspirando al mismo cargo. La clave en este punto es hacerse notar y marcar una diferencia, por ejemplo con el uso de palabras clave en la búsqueda o haciendo una hoja de vida atractiva, pero no olvides la constante actualización.
  • Especialización: Algunas de las empresas requieren cubrir vacantes del área de gestión o talento humano con profesionales con características muy específicas, ocasionando que la persona que se postula al cargo no cumpla a cabalidad con la totalidad de los requisitos en cuanto habilidades y conocimientos. Por eso es importantísimo mantenerse en continuo aprendizaje y adquiriendo nuevas habilidades que nos lleven a posicionar nuestro perfil como el de “ardilla púrpura”.

¿Cómo vive un reclutador el proceso de selección siendo candidato?

Podríamos pensar que conocer las técnicas y los pormenores de los procesos de selección puede hacer que la candidatura de un profesional en esta área sea básicamente infalible ¿será esto posible? Así afrontan ellos los procesos:

  • Hoja de vida: Nuestros expertos nos dicen que ellos hacen una hoja de vida concreta, con un perfil claro, enfocada en su área y, como indica Carolina, “debe ser amigable para leer, no debe aburrir a tu interlocutor y si enamorar con tu perfil”.

De hecho,  nuestra experta Loraine Barajas acudió a un colega experto en el tema quien le hizo ver que la hoja de vida debía hacerse llamativa exponiendo la experiencia laboral con funciones específicas, logros obtenidos y conocimientos específicos.  

Por otra parte, es necesario mantenerse fiel al perfil profesional y laboral. “Lo ideal es adaptar la hoja de vida según la vacante, resaltando las habilidades que disponemos y que requiere el puesto. Esto no es lo mismo que manipularla para que cuente habilidades o experiencias que no tenemos (…) debe ser clara para que sepamos qué vacantes podemos ocupar con nuestro perfil y no desgastarnos en aquellas en las que no cumplimos los requisitos”, dice Carolina.

  • Entrevistas: Los tres concluyen que la clave está en la preparación de la entrevista. Jhon indica que previamente estudia todo el panorama, desde la entrada, el clima, las personas, y en detalle cuando se da la entrevista, se analizan todas las preguntas (a dónde se quiere llegar con cada una) y busca darles el mejor manejo.

“No todas las entrevistas son iguales, entonces siempre se debe estar preparado y nunca pensar que se las sabe todas.” Concluye Jhon. 

Carolina, por ejemplo, busca información de su entrevistador para saber cómo le gusta trabajar, qué clima laboral lleva, qué necesidad tiene, qué posición ocupa en la compañía, buscando saber cómo se puede llevar la entrevista y generar empatía con tu entrevistador”, afirma.

Loraine, en su caso ya durante la entrevista toma en cuenta las miradas, la gesticulación del reclutador, los tonos de voz que maneja y analiza el tiempo que se toma el reclutador se demora realizando la entrevista.

El trabajo soñado existe: Consejos para conseguirlo

Ingrid, es psicóloga y cuenta con un postgrado en finanzas. Se ha desempeñado en cargos gerenciales y ejecutivos en compañías del sector bancario. Tiene más de 9 años de experiencia en las áreas selección, reclutamiento y contratación.

Es experta en realizar análisis y descripción de diferentes cargos, administración de salarios, sistemas de nómina y pagos, al igual que en auditorias, formación de personal, entre otros. Su búsqueda de empleo duró 5 meses hasta que encontró lo que tanto buscaba en CompuTrabajo.

En ese proceso, al igual que nuestros tres expertos, Ingrid se postuló a diferentes vacantes y tuvo que superar varias etapas hasta lograr, ser contratada en una empresa en la que ella deseaba trabajar y con las condiciones que quería para su crecimiento personal y profesional. Estos son los consejos que ella brinda tanto a sus pares y para quienes están en este camino al trabajo soñado.

Actualicé mi hoja de vida añadiendo la formación de los cursos recientes que hice en el periodo de tiempo que estuve desempleada, pero no la modifiqué para adecuarla a cualquier puesto. Uno debe poner información verídica porque a la hora de la entrevista o en caso de ser contratado, se va a evidenciar si realmente sabe de los temas específicos que requiere la compañía para el cargo”, afirma Ingrid.

Lo anterior va de la mano con el hecho de estar en continua formación educativa y de buscar las vacantes que se ajusten a nuestro perfil profesional para que tanto nosotros, como la empresa estemos alineados en lo que buscamos. “Uno debe ser muy selectivo”, sentencia.

Por otra parte, Ingrid se enfocó en las características que su “empleo soñado” debía tener:

  • Un salario equivalente o mayor al de su anterior trabajo.
  • Una empresa sólida consolidada en el sector en el que ella se ha desempeñado.
  • Una cultura organizacional en el que existan planes de carrera, programa de beneficios y formación del personal.

“Cuando estuve en el proceso de búsqueda, realicé diversas investigaciones en internet sobre las empresas luego de revisar las ofertas, es decir, cuando vi los nombres de las empresas lo que hice fue buscar toda la información posible de las mismas para determinar si, además del sueldo, tenían aquello que yo quería: que fuera una empresa con buena reputación que se preocupe realmente por la felicidad de sus colaboradores”, explicó Ingrid.

En este sentido, debo afirmar que Internet es una fuente de información en la que podemos encontrar múltiples opiniones y comentarios de personas que hagan parte de esas empresas en las que desearíamos laborar. Esos embajadores de las empresas son un buen referente pasa saber si encajaríamos o no en la cultura organizacional que ellos viven en el día a día.

Otro gran consejo que nos da esta profesional es saber enfrentarse a la entrevista. “La entrevista para algunas personas es un momento muy estresante. Aquí lo importante es la naturalidad, por supuesto, la sinceridad y también mantener la calma para contestar sobre lo que uno es, sobre lo que uno sabe y sobre lo que puede aportar. Siempre se debe tener buena actitud y una gran sonrisa. Ser empático”.

A veces los nervios pueden jugar una mala pasada y uno termina contestando algo diferente a lo que se preguntó o hablando mucho sin decir nada. “En mi caso, algo que funcionó fue que hice varias preguntas a la reclutadora, ya que ella no solo vio mi gran interés por trabajar en la compañía, sino que pudo notar que realmente averigüé sobre la empresa y sobre el cargo”.

Esta es una invitación a que quienes están en la labor de encontrar un trabajo maravilloso para que sean pacientes y no se rindan: el trabajo ideal sí existe.

El conformismo no tiene cabida ante la clara necesidad de aportar con nuestro talento y ser felices en el desarrollo de nuestras funciones. Solo hay que afinar la puntería, prepararnos y juntar también, una pizca de preparación y paciencia porque lo bueno tal vez tarde un poco en llegar, pero llega.

Please follow and like us:

12 comentarios sobre “¿Cómo se enfrenta un reclutador al desempleo?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *